Logotipo Obemets

Las cifras de obesidad es España son alarmantes: el 24% de los hombres, el 21% de las mujeres y el 14% de los niños y adolescentes españoles presentan obesidad y el 25% sobrepeso. Según los datos recogidos en una encueta realizada por la Sociedad Española para el Estudio de la Obesidad (SEEDO), el 44% de los encuestados manifestaron tener conciencia de tener exceso de peso, mientras que 4 de cada 10 reconocía haber hecho algo para adelgazar en el último año. ¿Pero habían acudido al médico?.

Lo curioso y significativo fue que sólo el 19% decidió acudir al médico para perder peso de manera saludable, guiada y controlada, mientras que el 92% optó por las dietas milagros aún conociendo los riesgos de éstas para la salud.

El problema es que las cifras de sobrepeso y obesidad están en constante incremento en España, algo que hace saltar la alarma. El estrés, unido a comer fuera de casa de manera sistemática sin un orden, picar mientras se trabaja, se ve la tele… se asocia con un aumento de la adiposidad central, siendo este efecto mayor en hombres que en mujeres, y puede influir en la obesidad o en el sobrepeso.

Ahora que se acerca el buen tiempo es cuando todos nos acordamos de la importancia de lucir una buena figura y hay que tener especial cuidado en lo que hacer para conseguirlo. No vale con ponernos a dieta rigurosa, dejar de comer, o hacer todo el ejercicio que no hemos hecho durante el resto del año. Quizás es el momento de ponernos en manos de profesionales que nos ayuden a perder peso ganando salud.

PERDER PESO, GANAR SALUD

Otra de las frases que más se escuchan es “sólo me sobran 3-4 kilos, eso me lo quito yo sin ayuda de nadie”, pero ¿cómo saber cuándo se está “gordo” y se debe adelgazar y acudir al médico? Para eso se emplea el Índice de Masa Corporal (IMC), que se calcula a partir de la fórmula: peso(kg)/talla(m2).

Se considera obesidad cuando ese IMC supera el número 30; entre los 25 y los 30 se le llama sobrepeso y por debajo del número 25 estaría el “normopeso”.

En el momento en el que el IMC supere el 25 se debe poner la persona a dieta. Pero SIEMPRE bajo supervisión médica y de los profesionales. El sobrepeso es la antesala de la obesidad y hay que tomar medida. Cuanto antes se aborde el problema mejor para la salud, ya que resulta más fácil perder tres kilos que diez.

No sólo hay que pensar en la imagen física. La obesidad, y el sobrepeso, ponen en riesgo nuestra salud. Va más allá de un problema estético ya que se asocia a otras patologías como la diabetes, el colesterol, la hipertensión, enfermedades hepáticas… También a problemas de fertilidad y con el sueño.

No frivolicemos con este tema, porque más allá de ser un canon de belleza, se trata de un problema de salud. Y en cuanto el IMC supere 25, hay que ponerse siempre en manos de un especialista, con el objetivo de mejorar de peso y evitar aquellas patologías asociadas a la obesidad. No pensemos sólo en el verano.