Logotipo Obemets

 

PSICOLOGÍA

Vacaciones para no perder la pareja

El mayor índice de rupturas se produce tras las vacaciones de verano y la Navidad. Hay que aprovechar este tiempo para “conocerse mejor”, según la psicóloga de Hospital Quirónsalud

EL CORREO /SEVILLA /03 AGO 2017
Fuente: http://elcorreoweb.es/extra/vacaciones-para-no-perder-la-pareja-BA3222056
Una pareja camina por la playa de Normandia (Francia). / Efe
Una pareja camina por la playa de Normandia (Francia). / Efe

 

Un plan de vacaciones con antelación y al gusto de los dos, elegir un lugar idóneo, crear momentos románticos aunque haya hijos de por medio e incluso saber conjugar el tiempo para compartir momentos de ocio y los que disfrutar en solitario. “Las parejas bien avenidas saldrán reforzadas de las vacaciones. Cabe esperar, con el ritmo trepidante que llevamos en nuestras vidas cotidianas, que estemos deseando frenar para poder, entre otras cosas, pasar más tiempo junto a la persona que queremos. Sin embargo, a mayor tiempo de convivencia, mayores roces y mayor manifestación de los defectos de cada uno”, señala Paloma Carrasco, psicóloga del Hospital QuirónSalud SagradoCorazón.

En opinión de la experta, deberían “aprovechar el tiempo para conocerse mejor, profundizar más en la relación y por supuesto divertirnos juntos”. Así, entre las ocho medidas propuestas por esta psicóloga figura “acordar y negociar el plan de vacaciones con antelación”, recordando que “los dos deben estar a gusto”, elegir el lugar de vacaciones y hacer hueco a la pareja si se comparte este periodo estival con hijos o amigos. También sugiere mantener espacios donde desarrollar aficiones de forma individual, además de compartir momentos de ocio y diversión. “Ha llegado el momento de hacer cosas que nos gustan pero que normalmente no tenemos tiempo que hacer”, aporta Carrasco. Además, también se propone aprovechar más y mejor la cama, tanto para descansar como para disfrutar del sexo; socializar más con el entorno de la pareja como familia y amigos o aprender a gestionar los conflictos y “aprender a discutir con el objetivo de llegar a buen puerto”.